Septiembre 97/98, Opción B
Atrás Arriba Siguiente

 

El ojo humano como sistema óptico:

  1. Principales partes y características.

  2. Defectos más comunes y su corrección.

Ilustra tus explicaciones con esquemas y trazado de rayos.

SOLUCIÓN

  1. El ojo es un sistema óptico que produce imágenes de los objetos reales, menores e invertidas en una "pantalla" que es la parte posterior de la retina, donde se encuentran los conos y bastones que son las células sensibles a la luz encargadas de transformar la señal luminosa en señal eléctrica que enviaremos al cerebro a través del nervio óptico.

Como se puede ver en la figura, el ojo es prácticamente una esfera de unos 25 mm de diámetro, formado por 3 capas (esclerótica, coroides y retina) que engloban los humores acuoso y vítreo (líquidos de índice de refracción próximo a 1,3) y la lente del sistema, que es el cristalino, lente convergente de distancia focal variable en función de la curvatura que le obligan a tomar los músculos ciliares que la comprimen.

Para permitir el paso y regular la cantidad de luz que entra en el sistema, la esclerótica es transparente en su parte anterior (la córnea) y la coroides tiene una abertura regulable: la pupila.

Cuando el cristalino está sin deformar (en reposo), los rayos provenientes de objetos muy alejados convergen en la retina, prácticamente el foco del sistema óptico , pero conforme el objeto se acerca los rayos divergen más y la imagen se formará en la parte posterior de la retina. Para poder formar la imagen con nitidez en la retina, el cristalino debe aumentar su potencia aumentando su curvatura mediante los músculos ciliares. A este proceso se llama acomodación. Y tiene un valor límite en torno a los 25 cm del ojo, el llamado punto próximo. Para distancias menores, el ojo normal es incapaz de conseguir enfocar en al retina, por lo que la visión es borrosa.

  1. Los defectos más habituales son:

MIOPÍA: El ojo miope ve mal de lejos pero bien de cerca, debido a un exceso de convergencia: cuando el ojo está en reposo (visión lejana), el foco imagen no está en la retina sino entre ella y el cristalino, por lo que no se forma una imagen nítida del objeto.

Éste exceso de convergencia hace que objetos cercanos sean enfocados con el ojo en reposo (visión lejana); a partir de ese punto lejano, el proceso de acomodación del ojo continúa produciendo imágenes nítidas y enfocadas, llegando a tener un punto próximo más cercano que el ojo normal, por lo que los ojos miopes ven muy bien de cerca e incluso a distancias más próximas que el ojo normal.

Para corregir el exceso de convergencia se utilizan lentes divergentes que, para objetos muy alejados, produzcan imágenes virtuales en el punto lejano del ojo miope, de tal manera que pueda enfocarlas.

HIPERMETROPÍA: El ojo hipermétrope adolece de falta de convergencia, por lo que ve bien de lejos (incluso para objetos lejanos el ojo no puede estar en reposo sino que debe sufrir acomodación), pero su punto próximo está más alejado de los 25 cm del ojo normal, ya que el proceso de acomodación se agota antes. Así, ve mal de cerca.

Para corregir el defecto de convergencia se utilizan lentes convergentes que, para objetos cercanos, produzcan imágenes virtuales en el punto próximo del ojo hipermétrope, de manera que pueda enfocarlas con nitidez.

PRESBICIA O VISTA CANSADA: Es la reducción de la capacidad de acomodación debida a la fatiga de los músculos ciliares o a la pérdida de flexibilidad del cristalino. El punto remoto no varía, pero el punto próximo se aleja.

Se corrige con lentes convergentes que posibilitan el proceso de acomodación, pero utilizadas solamente para ver de cerca.